Por qué es imprescindible trabajar con un traductor humano

Steven Mike Voser
Steven Mike Voser
G
Google Translate es una de las herramientas de traducción más comunes hoy en día. Con este software gratuito al alcance de tu mano, ¿para qué molestarse en trabajar con un traductor humano? Sigue leyendo para descubrirlo.
Reading Time: 4 minutes

La traducción es un proceso vital para cualquier negocio que desee romper barreras idiomáticas y llegar a una mayor audiencia, pero, con el auge de la tecnología y de aplicaciones de traducción como Google Translate, el trabajo de un traductor humano parece innecesario. Al fin y al cabo, ¿por qué deberías invertir el dinero ganado con el sudor de tu frente en contratar a un traductor cuando puedes copiar frases en Google y obtener resultados inmediatos?

Todo el que haya utilizado dicho software para traducir algo más que unas palabras o frases básicas, sabrá por qué. En este artículo, echamos un vistazo a la traducción automática y la humana, y explicamos por qué el trabajo de un traductor es esencial para obtener traducciones coherentes y fiables.

 

TRADUCCIÓN AUTOMÁTICA Y CUÁNDO USARLA

Seamos claros; no rechazamos por completo la traducción automática. En realidad, sabemos que consigue resultados aceptables en determinadas situaciones.

Los motores de traducción como Google Translate o Bing se basan en la Traducción Automática Estadística, un paradigma que funciona mediante la recopilación de datos durante un período de tiempo y su utilización la información recogida en la mejora de las traducciones futuras.

Esta tecnología funciona bien en ciertas circunstancias. Por ejemplo, si necesitas saber cómo se dice hola en swahili, Google Translate es probablemente el mejor sitio para obtener respuestas. A fin de cuentas, se trata de un software sumamente sencillo, completamente gratuito y que ofrece traducciones instantáneas en más de 100 idiomas.

Los traductores automáticos tienen dificultades para dar con la gramática, los modismos, las convenciones y el contexto adecuado para un texto en particular.

Pero ¿qué pasa cuando tus traducciones son un poco más complejas? Te darás cuenta de que Google Translate o servicios similares no te servirán de mucho, porque los traductores automáticos tienen dificultades para dar con la gramática, los modismos, las convenciones y el contexto adecuado para un texto en particular. En cambio, generan traducciones mecánicas y literales que no suelen ser demasiado útiles en el ámbito profesional.

Entonces, ¿cuándo se puede confiar en la traducción automática? Te recomendamos usarla con fines no oficiales, como para intentar entender un texto en otro idioma o traducir mensajes para comunicarte de forma rápida e informal.

Pero si necesitas una traducción profesional que preserve el contexto y el significado de lo que quieres decir, la mejor elección es trabajar con un traductor humano.

 

TRADUCCIÓN HUMANA

La traducción humana implica trabajar con un traductor profesional capacitado. La mayoría son hablantes nativos con una gran comprensión de su idioma y las peculiaridades del lenguaje.

Siempre que se traduce algo de forma oficial, el principal objetivo es preservar el contexto y contenido del documento original. Para tener la seguridad de poder conseguirlo, te recomendamos trabajar con traductores humanos.

 


Yuqo quotesTraducir no se reduce a transcribir un texto palabra por palabra en otro idioma, sino que conlleva una gran comprensión de lo que se dice, cómo se dice y el contexto en el que se dice.


 

Tanto si necesitas crear contenido bilingüe en tu sitio web, como lanzar una nueva campaña de marketing en otro idioma o traducir contratos y documentos oficiales, la ayuda de un traductor humano garantiza los mejores resultados.

Por ejemplo, es imposible transmitir la personalidad de tu empresa y marca simplemente traduciendo el eslogan palabra por palabra o entender correctamente el contenido y el contexto de un documento usando Google Translate.

La traducción no es una ecuación matemática ni un cálculo científico; es un proceso complejo que requiere de un profundo conocimiento del idioma y la materia en cuestión. Muchos ven en el lenguaje una forma de arte y para la traducción es necesario ser creativo.

Trabajar con un traductor garantiza que los mensajes sean consistentes entre los diferentes medios.

Cuando trabajas con un traductor humano, estás confiando en su experiencia y habilidad para interpretar lo que se dice más allá del significado individual de cada palabra, y para encontrar la mejor forma de comunicar el mensaje en otro idioma.

Trabajar con un traductor también garantiza que los mensajes sean consistentes entre los diferentes medios, lo cual es especialmente importante para textos comerciales y promocionales.

Aunque una traducción automática rápida puede ahorrarte dinero a corto plazo, si de verdad quieres llegar a un público más amplio, deberás trabajar con un traductor humano.