¿Qué es la gamificación y cómo se aplica al marketing de contenidos?

Marguerite Arnold
Marguerite Arnold
L
La gamificación es una eficaz herramienta de divulgación en redes sociales que consiste en utilizar juegos para atraer clientes y motivarles a interactuar con la marca. Pero, ¿qué tipo de juegos son los mejores y cuál es la plataforma más adecuada? Depende de la campaña y, por supuesto, de los clientes que desees atraer.
Reading Time: 6 minutes

El uso de juegos para atraer a clientes potenciales hacia una marca, producto e incluso servicio, es una estrategia comercial sumamente eficaz. El marketing de contenidos es, en general, un punto clave para alcanzar el éxito con tus campañas digitales. Pero los juegos como contenido se están convirtiendo en un método popular para mejorar la vinculación con la marca y la captación de nuevos clientes.

Esta estrategia se llama gamificación y consiste en implementar juegos en un entorno que normalmente no se asocia a ellos. También es una forma de usar la participación del cliente para potenciar el conocimiento de la marca y la fidelidad.

Pero, ¿qué es, aparte de divertido? ¿La respuesta sencilla? Es una forma de crear motivación. Básicamente, hace que tus clientes potenciales se involucren en una especie de competencia creativa. Es mucho más que ver un vídeo o leer un texto interesante; la gamificación permite que el cliente interactúe con la marca de una forma completamente nueva. Además, es mucho mejor si el juego o competición permite a los participantes adquirir nuevas habilidades o conocimientos. O mejor aún, si pueden ganar algo tangible.

Si el juego es divertido e interesante, generará una oportunidad social y viral más allá de tus clientes iniciales. Si los usuarios se divierten, habrá más probabilidades de que compartan el enlace o juego con sus amigos a través de las redes sociales.

En otras palabras, la gamificación es una forma de transformar el subidón de “ganar” en un vínculo positivo con el cliente. Forma parte del recorrido del usuario e incrementa el tiempo que dedica a tu aplicación o página web. Este tipo de estrategia también influye mucho en las decisiones de compra tanto presentes como futuras.

La gamificación es una forma de transformar el subidón de "ganar" en un vínculo positivo con el cliente.

 

CONSEJOS PARA INTEGRAR LA GAMIFICACIÓN

¿Quieres diseñar un juego o concurso para tu base de usuarios? Aquí tienes 5 consejos para orientarte.

 

1: CONOCE A TU AUDIENCIA

Independientemente de quién seas, deberás conocer la demografía de tus clientes. Ya sea edad, sexo, trasfondo cultural o una combinación de todo lo anterior, estos grupos tendrán características comunes que te permitirán determinar qué tipo de juego les resultará más atractivo.

Una base de clientes millennials, por ejemplo, necesitará un enfoque distinto a la generación del baby boom o la generación X. Esto influirá en el tipo de juego y las habilidades que se necesitan para jugar. Por ejemplo, se pueden utilizar conocimientos o imágenes “retro” para atraer a varias generaciones. ¿Qué resulta más atractivo? ¿Los regalos o los descuentos? Si vas a regalar entradas para un evento, ¿quiénes son las personas que suelen asistir? Y, ¿cómo se puede aplicar esto a tu grupo demográfico objetivo? Todas estas preguntas son fundamentales para un profesional del marketing que quiera implementar la gamificación.

 

2: INVESTIGA, INVESTIGA E INVESTIGA

¿Qué tipos de juegos hay? Y, ¿con quién son más efectivos? ¿Es mejor un crucigrama que un juego de point and click? ¿Es un pictograma lo bastante ingenioso como para atraer a clientes más mayores? Al margen de los propios juegos, hay otros aspectos que hay que tener en cuenta. El tema principal o contexto del juego también es muy importante.

Por ejemplo, un juego de carreras de coches podría resultar más atractivo para los consumidores masculinos, y no tanto para las mujeres. Que haya un solo personaje masculino (o blanco) podría disuadir a otros grupos demográficos. Los juegos de habilidad deberán adecuarse a la edad y a otros factores culturales. De lo contrario, aburrirán o desanimarán a tus clientes potenciales. Los juegos que mejor funcionan suelen ser los que dan puntos, recompensas y la posibilidad de compartir el resultado en las redes sociales. Recuerda: el contexto es fundamental.

Un ejemplo de campaña de gamificación que acabó mal por falta de investigación, fue un juego de “reclutamiento” del ejército de los Estados Unidos. Fue tan polémico que tuvieron que eliminar la campaña rápidamente. ¿Por qué? La guerra no es un juego, y la incorporación al servicio militar es potencialmente muy peligrosa.

 

3: ¿CUÁLES SON TUS INCENTIVOS?

La gente participa en concursos para ganar algo. Los ganadores de tu juego podrían llevarse un producto, un vale de descuento u otra recompensa. Si puedes distribuir tus productos de forma fácil y gratuita, estupendo, tienes una excelente oportunidad. Pero si tu producto o servicio no se puede entregar con esa sencillez, hay otras opciones, como los vales de descuento. A la gente le gusta pensar que es inteligente. Nos gusta ganar. ¿Qué juego podría asociarse con tu marca, producto o servicio y proporcionar esta experiencia al cliente?

 

4: ¿QUÉ MEDIO ES MEJOR?

Las redes sociales no son todas iguales. Puede que tu campaña se adapte mejor a Instagram que a Facebook o Twitter. Es muy importante saber cómo llegar al público a través de diferentes redes sociales, así como saber quién usa qué canal y para qué finalidad.

 

5: HAZ PRUEBAS, PRUEBAS Y MÁS PRUEBAS

Probar un juego con clientes también es una manera de entender, desde un punto de vista práctico, lo que quieren y necesitan, o a qué responden mejor. Tal vez las preguntas sean demasiado difíciles o simples en caso de que ofrezcas un juego de preguntas y respuestas, o de crucigramas. Quizás el aspecto del juego no resulte atractivo para la audiencia. Entender cómo interactúa tu grupo demográfico con tu lado creativo es clave para lanzar una campaña de gamificación exitosa.

 

LA GAMIFICACIÓN EN LA PRÁCTICA

Probablemente seas más consciente de la gamificación de lo que crees. Se trata de una práctica muy generalizada, aunque no se reconozca al instante.

Por ejemplo, en el 2013, la cerveza Heineken lanzó un juego llamado “Crack the US Open“. Los consumidores debían seguir pistas en pies de fotos y comentar para ganar. La recompensa era entradas para los partidos. El incentivo de asistir gratis al Open de USA fue una poderosa razón para que los clientes participaran en el juego, aunque se tratara de un evento deportivo que no tenía nada que ver con la cerveza.

El concurso duró tres días e incluía siete eventos. Participaron más de 1.500 personas y Heineken obtuvo un impresionante incremento del 20% en su número de seguidores estadounidenses.

La marca M&Ms también realizó una ingeniosa campaña de gamificación en Facebook. Publicó un gráfico en su página y los usuarios tenían que encontrar “el pretzel” escondido entre los caramelos.

Esta campaña se hizo viral. Generó más de 25.000 “likes”, se compartió 6.000 veces y produjo 11.000 comentarios.

Esta campaña se hizo viral. Generó más de 25.000 "likes", se compartió 6.000 veces y produjo 11.000 comentarios.

La “Pleasure Hunt” de Magnum, la marca de helados, es otro ejemplo de una extraordinaria campaña. Fue lanzada para celebrar el 25º aniversario de la empresa. Los jugadores controlaban un personaje al que ayudaban a recoger bombones de varias páginas web. Esta atractiva campaña, que era a la vez divertida y graciosa, se hizo viral rápidamente.

 

CÓMO IMPLEMENTAR ESTRATEGIAS DE GAMIFICACIÓN

Aunque algunos juegos son animados, no tienes que ser tan sofisticado, solo inteligente. Aquí tienes otras estrategias para considerar mientras piensas en tu juego y todo lo que le rodea.

 

1: DA PASOS PEQUEÑOS

No tienes que reinventar el Monopoly, sobre todo al primer intento. Piensa en un juego sencillo que se pueda hacer en una sola diapositiva. Facebook, Instagram y Twitter son sitios estupendos para este tipo de enfoque. También puedes probar en YouTube, pero deberás hacerlo de forma inteligente. Con un software de animación barato se pueden hacer vídeos breves e ingeniosos, o incluso con una buena edición de vídeo de calidad grabado con el móvil.

 

2: EL JUEGO DEBE TENER SENTIDO

El juego debe tener reglas sencillas que sean fáciles de entender. Además, tendrá que ser breve, sumar puntos y ofrecer recompensas.

 

3: VINCULA EL JUEGO A TUS OBJETIVOS COMERCIALES

En última instancia, querrás que los jugadores se conviertan en clientes. O que se suscriban a tu newsletter. Y que se familiaricen más con tu producto o servicio. Así que no lances el juego por sí solo, incluye enlaces a tu web para potenciar la experiencia del cliente.