Factores que influyen en los costes de envío internacional

Alexandra Hicks
Alexandra Hicks
P
Para un negocio de e-commerce, las tarifas de los envíos internacionales son uno de los costes más diversos e impredecibles. Se ven afectados por todo, desde los precios del combustible y las tasas comerciales, hasta el método de transporte, el clima y los eventos geopolíticos. En este artículo explicamos todos estos factores y algunos más.
Reading Time: 7 minutes

No hay duda de que la gestión de una empresa de e-commerce puede conllevar muchos costes, pero la mayoría de los gastos son predecibles y consistentes; algo que no ocurre en lo que respecta a los envíos internacionales. No basta con llamar a un sitio o hacer un cálculo rápido, sino que hay que tener en cuenta una gran variedad de factores. Algunos son codependientes, mientras que otros son imposibles de controlar. En cualquier caso, deberás estar preparado/a.

 

¿QUÉ INFLUYE EN LOS COSTES DE ENVÍO INTERNACIONAL?

 ¿Qué influye en los costes de envío internacional?

Las tarifas de los envíos internacionales suponen mucho más que pagar a una empresa de transporte para que lleve tu producto de un lugar a otro. Si quieres tener éxito a largo plazo, deberás conocer las tarifas del método de transporte y los aranceles que cobran los países a los que vendes, además de tener en cuenta otros factores como el clima, el estado de la economía mundial o los desastres naturales.

 

DIMENSIONES Y PRECIOS DE TUS PRODUCTOS

Antes de contactar con una empresa de transporte, deberás conocer en detalle las dimensiones de tus productos.

Es evidente que no gastarás tanto dinero si tus artículos son ligeros, pequeños, de forma homogénea y/o especialmente duraderos. Pero los productos frágiles necesitan un envoltorio más fuerte y con más espacio, y las formas irregulares solo complican más las cosas.

Los productos pesados y grandes harán que el vehículo que transporta tu mercancía no pueda llevar muchos artículos a la vez, lo que podría aumentar los gastos de combustible y otras tarifas.

 

MÉTODO DE TRANSPORTE

Una vez que conozcas el tamaño y peso de tus productos, será el momento de pensar en el método de transporte. Algunas empresas no pueden elegir cómo realizan sus envíos a ciertos lugares, pero en general, hay tres opciones: por tierra, por mar y por aire.

 

MERCADO LABORAL DE CONDUCTORES COMERCIALES

Empezando por el transporte terrestre, tendrás que tener en cuenta el estado actual del mercado laboral de los conductores comerciales. No todo el mundo puede conducir un camión, y quienes lo hacen invierten varias semanas (y a veces meses) de tiempo y esfuerzo para aprobar sus licencias.

El principal problema es que los conductores mayores se están empezando a jubilar en mayor número, y la gente joven no está dispuesta a tomar el relevo. Además, estos trabajadores exigen salarios más altos, algo que sin duda merecen, pero hay que tener en cuenta el aumento de los precios resultantes.

 

TRANSPORTE MARÍTIMO

Es posible que ya no utilicemos el transporte marítimo tanto como antes, pero la mayor parte del comercio internacional se sigue llevando a cabo en mar abierto.

Y en lo que respecta a los plazos de entrega, tus productos podrían tardar una o dos semanas de media hasta llegar a su destino. Este periodo puede parecer muy largo en el mercado actual, pero hay que tener en cuenta que los barcos de transporte internacional tienen el tamaño de ciudades pequeñas. Se toman su tiempo, pero son capaces de transportar todo a la vez, lo que te ahorrará un montón de dinero y tiempo si lo planificas bien.

Aunque las cosas no son tan sencillas, como veremos más adelante. Las inclemencias meteorológicas pueden provocar retrasos importantes, y hay toda una serie de tarifas que pueden surgir a lo largo del proceso, algunas de ellas nada baratas.

 

TRANSPORTE AÉREO DE MERCANCÍAS

Como estamos en la era moderna, seguro que estás pensando en lo mucho más práctico que sería enviar tus productos en avión.

Y, en principio, tienes razón. Se tarda horas en lugar de días, es mucho más directo, y suele ser más fiable debido a la menor escala de las operaciones. Aunque este último punto es también uno de los principales defectos de este tipo de transporte: incluso los aviones de carga más grandes son insignificantes al lado de un flete oceánico medio.

Esto no solo significa que no podrás enviar tantos productos a la vez, sino que también tendrás que repostar con mayor frecuencia. Además, si la carga es especialmente pesada, no tendrás esta opción.

En general, las tarifas de transporte aéreo son alrededor de 6 veces las del transporte marítimo. No estamos diciendo que no merezca la pena para algunas empresas, porque no es así, pero deberás tenerlo en cuenta antes de adoptar el transporte aéreo como uno de tus principales métodos de envío.

 

COSTES DE COMBUSTIBLE

Independientemente del método de transporte que elijas, tendrás que considerar el coste del combustible. Como sabéis quienes tenéis coche, los precios pueden cambiar de la noche a la mañana. Nunca se sabe cuándo un exportador podría decidir bajar sus precios, o cuándo la alta demanda podría provocar escasez.

Es imposible calcular el coste exacto de antemano, pero sí puedes tener un presupuesto en mente. No es cuestión de esperar el apocalipsis, pero tu empresa debería estar preparada para poder cubrir al menos los precios de combustible más altos con los que hayas tenido que lidiar en el pasado.

 

CLIMA

Uno de los pocos factores aún menos predecibles que los costes del combustible es el clima, que también influye en los costes de envío.

Las mejores circunstancias que se pueden dar, obviamente, son unas temperaturas suaves y unos cielos claros y soleados, sin demasiado viento ni una humedad excesiva. Pero si empieza a llover o a nevar y hace mucho viento, tanto los camiones como los barcos y los aviones sufrirán retrasos. Si estos vehículos tienen que pasar mucho tiempo esperando o intentando realizar la entrega, tendrás que asumir el coste de esos contratiempos.

 

TEMPORADAS ALTAS

También deberás tener en cuenta la época en la que vas a enviar tus productos. Aparte de la meteorología, tendrás que considerar el hecho de que en algunos meses se envían más productos que en otros.

El período que va de finales de noviembre a diciembre incluye los cada vez más populares Black Friday y Cyber Monday, además de, por supuesto, Hanukkah y Navidad. Dado que se realizan muchas compras de comercio electrónico y en el hemisferio norte hace mal tiempo, tendrás que pagar unas tarifas más altas que en cualquier otra época del año.

Las temporadas altas también incluyen uno o dos meses después del lanzamiento de un producto importante, y otras festividades que impliquen intercambiar regalos y gastos de B2C.

 


Yuqo quotesLas tarifas de los envíos internacionales suponen mucho más que pagar a una empresa de transporte para que lleve tu producto de un lugar a otro.


 

COSTES INESPERADOS

¿Recuerdas que te hemos dicho que dejes un margen para el error? Queremos insistir en ello, ya que los costes inesperados se pueden acumular de manera vertiginosa durante el proceso. Es posible que no sean culpa tuya, pero su gestión será tu responsabilidad.

En el caso del transporte marítimo, por ejemplo, uno de los principales costes semiinesperados es la subida general de tarifas (GRI por sus siglas en inglés), que las empresas de buques de carga aplican para cubrir las pérdidas sufridas durante las temporadas bajas.

Decimos que son semiinesperados porque se suelen aplicar al menos una vez al año, incluso cuando el negocio es estable. Sin embargo, cuando las cosas no van tan bien, se aplican dos o más veces en un mismo año.

También deberás estar preparado/a para cualquier problema técnico, como los accidentes que se producen durante la descarga del producto o problemas con los propios vehículos.

 

REGULACIONES GUBERNAMENTALES

Aparte de los costes inesperados, tendrás que conocer con mucha antelación las regulaciones gubernamentales que rodean al proceso de envío.

Si, por ejemplo, existe una limitación legal de las horas que pueden trabajar los conductores comerciales, podrías contratar más conductores o tener en cuenta los descansos antes de informar al cliente de los plazos de tiempo estimados. También es importante señalar que los cargueros marítimos y aéreos tienen unas regulaciones parecidas.

 

TARIFAS Y ARANCELES ADUANEROS

Las tarifas y los aranceles aduaneros son dos de los principales costes a los que tendrás que enfrentarte con el transporte marítimo internacional.

Cuando alguien, ya sea un individuo o una empresa, hace un pedido de un producto en un país en el que existe una tarifa para dicho producto, deberá pagar un impuesto adicional. Esto, a su vez, aumenta el coste del transporte de esos artículos, lo que los hace menos atractivos para los consumidores de tu mercado internacional.

Y, aparte de eso, si se da el más mínimo contratiempo en el aspecto burocrático del proceso de envío, o si despiertas sospechas de alguna otra forma, las autoridades aduaneras podrán registrar tu mercancía. Y serás tú quien acabe pagando la factura, que puede ser estratosférica si el envío es al por mayor.

 

ECONOMÍA MUNDIAL

Hasta ahora hemos visto algunos factores específicos, pero tener en cuenta hasta el más mínimo detalle no tendrá sentido si la economía mundial va mal. Si la gente no puede permitirse comprar tantos productos, tendrás que pagar más GRI e invertir más tiempo y dinero en el transporte a la vez que envías menos mercancías.

Incluso cuando las cosas van bien, tendrás que considerar los costes adicionales. Si nos fijamos en la otra cara de nuestro ejemplo, el hecho de que los consumidores puedan solicitar más productos significa que cada temporada se puede convertir en una temporada alta. Además de un aumento de las tarifas de transporte, también podría conducir a un posible incremento de los costes del combustible, ya que tendrás que pasar un tiempo paralizado en puertos con un tráfico muy intenso.

 

PROBLEMAS INTERNACIONALES Y ACONTECIMIENTOS GEOPOLÍTICOS

Por último, ahora sabemos mejor que nunca cuánto puede afectar un desastre mundial a nuestra economía. El efecto del COVID-19 es incalculable, y se puede decir que también ha interrumpido el proceso de transporte marítimo internacional.

El comercio electrónico está en auge, sí, pero los envíos son mucho más lentos como consecuencia del distanciamiento social y otras normas de seguridad. Cuando estas dos situaciones coinciden, el resultado es un retraso en los plazos de entrega y unos puertos demasiado saturados que provocan un aumento en los precios del combustible.

 

NO DEJES QUE LOS COSTES DE ENVÍO INTERNACIONALES TE DESANIMEN

No dejes que los costes de envío internacionales te desanimen

Al principio parece imposible calcular los costes de envío, pero esperamos que este artículo te haya aclarado las cosas lo suficiente como para tener confianza a la hora de empezar.

Podrías necesitar una preparación de meses o años para empezar a enviar productos a nivel global, pero si inviertes tu tiempo, esfuerzo y presupuesto de forma adecuada, merecerá la pena.