Guía sobre los derechos de autor de las imágenes y su uso correcto

Eva Mohyrova
Eva Mohyrova
¿
¿Cómo puedes asegurarte de que no infringes derechos de autor al utilizar imágenes en tu blog? Aprendiendo sobre sus derechos de autor y uso correcto, por supuesto. En este artículo te ayudamos a comprender los conceptos básicos y te ofrecemos un listado de bancos de imágenes que son seguros y que se pueden usar de forma legal.
Reading Time: 8 minutes

La mayoría de los contenidos se pueden beneficiar del uso de imágenes, ya que se convierten en un apoyo para los artículos, los hacen más visuales y además potencian el SEO. Sin embargo, un uso incorrecto de las imágenes puede meterte en problemas si no le prestas atención a los derechos de autor o copyright.

Seguramente ya sepas que no puedes coger cualquier imagen que encuentres online e incluirla en tu diseño, en una publicación de un blog, etc. Sin embargo, la letra pequeña es aún más complicada. ¿Basta con mencionar la autoría de la imagen? ¿Dónde se pueden encontrar imágenes de uso libre? ¿En qué consisten exactamente las licencias “Creative Commons”?

En este artículo te explicamos cómo funcionan las leyes de los derechos de autor y cómo puedes usar imágenes legalmente. Pero antes de nada, empecemos con una pregunta básica: ¿qué son los derechos de autor?

 

CONCEPTOS BÁSICOS DE LOS DERECHOS DE AUTOR

Los derechos de autor o copyright son “una forma de propiedad intelectual que otorga al creador de una obra artística original el derecho legal exclusivo de establecer si se puede copiar o usar por terceras personas y bajo qué condiciones pueden hacerlo, normalmente durante un período limitado de años”. De manera más sencilla, el objetivo de los derechos de autor es proteger al creador y garantizarle que su obra no se robará, redistribuirá o venderá ilegalmente, y si lo se hace, que los responsables tengan que rendir cuentas de ello.

Los derechos de autor tienen efecto automáticamente tan pronto como una idea determinada queda expresada en una forma material, ya sea escrita, pintada, diseñada, grabada, etc. Esto también incluye el material publicado, sin publicar y electrónico. La única diferencia es que una vez se publica el material, la duración de los derechos de autor depende del tipo de obra o del contenido. En el caso del material sin publicar, no obstante, los derechos de autor se extienden indefinidamente o hasta que el material se publica.

 

LEYES DE LOS DERECHOS DE AUTOR

¿Cómo protege exactamente la ley sobre derechos de autor al creador? En gran medida, dándoles un control total sobre el uso y la distribución de la obra que han creado.

Según el Legal Information Institute (Instituto de información jurídica), el creador de una obra original cuenta con los siguientes derechos:

  • Reproducir la obra sobre la que tiene derechos
  • Elaborar obras derivadas basadas en ella
  • Distribuir copias de la obra entre el público
  • Representar la obra públicamente (incluyendo los medios de transmisión de audio digital)
  • Mostrar la obra públicamente

¿Qué significa esto exactamente para aquellos que quieran usar imágenes protegidas por copyright?

 

Guía sobre los derechos de autor de las imágenes y su uso correcto

 

CÓMO UTILIZAR IMÁGENES PROTEGIDAS POR DERECHOS DE AUTOR

Si deseas utilizar imágenes protegidas por derechos de autor en un artículo, tienes que disponer de la autorización por escrito del creador de esta imagen (y seguramente pagar una tasa por su uso). Una vez cuentas con ese permiso, el creador de la imagen te dará instrucciones sobre cómo reconocer la autoría de la imagen, de lo contrario, podrás encontrar tales instrucciones en los términos y condiciones de la web del creador. En cualquier caso, léelas con atención y asegúrate de seguirlas.

En ocasiones, mencionar al creador original o decir de alguna forma que tú no eres el creador de esa imagen en concreto basta para reconocer la autoría de la imagen. No obstante, ten en cuenta que esto solo funciona cuando tienes el permiso del creador y actúas de acuerdo con las instrucciones proporcionadas.

Si mencionas una autoría sin preguntarle primero al creador, podrías estar incurriendo en una violación de los derechos de autor. Si el creador de la imagen descubre que estás usando su obra sin permiso, te meterás en un lío. A no ser que cuentes con el derecho a un uso justo que respalde tus actos.

 

¿CUÁLES SON LAS SANCIONES POR INFRINGIR DERECHOS DE AUTOR?

En general, las sanciones dependen fundamentalmente del caso y el país. No obstante, aunque cada situación es única, podemos valorar lo que podría pasar tras observar las sanciones legales comunes.

Estas sanciones varían en función de las circunstancias del uso. Por ejemplo, si alguien simplemente utiliza una imagen protegida por derechos de autor sin pedir permiso al creador y se le declara culpable, se les puede obligar a pagar daños y perjuicios, aparte de las costas legales. No obstante, si alguien usa una imagen para sacar provecho económico, podría enfrentarse a otras sanciones y a una pena de hasta cinco años de cárcel.

TheContentFactory hizo un artículo sobre el error que cometieron al escribir una publicación para la página de un cliente. El autor del post no pidió permiso al creador de la imagen para usarla en el blog, y este error casi le cuesta 8.000 dólares a la empresa, si bien consiguieron negociar un acuerdo y al final pagaron 3.000 dólares. Igualmente, un precio muy alto a pagar.

Si ya te estás asustando, no te preocupes, estos errores se pueden evitar. Además, aunque normalmente tengas que disponer de la autorización del creador para usar una imagen determinada, esta no es la única forma de usar imágenes legalmente.

 

CÓMO UTILIZAR IMÁGENES DE FORMA LEGAL

Por lo general, pedir permiso a los creadores para usar sus imágenes es una opción fantástica y totalmente segura, aunque muy difícil de poner en práctica para empresas que tienen que usar cientos de imágenes diariamente. ¿Qué se puede hacer en esos casos o en cualquier otro caso en el que sea difícil pedirle permiso al creador?

La opción más apropiada es la de crear tus propias imágenes: haz fotos, crea tus propias ilustraciones, diseña imágenes usando herramientas como Photoshop y Canva, etc. Por un lado es estupendo, ya que puedes crear las imágenes perfectas para el contenido de tu entrada de blog. Por otro, a menudo resulta caro, ya que tendrás que contratar a alguien que se encargue de ello, y las empresas grandes se lo pueden permitir pero quizás las más pequeñas no.

Otra opción es simplemente recurrir a las páginas adecuadas. Algunas te permiten utilizar imágenes de manera gratuita, mientras que otras contienen archivos de imágenes que se pueden usar forma legal y gratuita.

De todos modos, incluso en este caso, tendrás que prestar atención a las descripciones y los avisos de las imágenes.

 

USO EDITORIAL Y COMERCIAL

Mientras buscas páginas con archivos de imágenes, quizás te encuentres con avisos como “solo para uso editorial”. ¿Qué significa esto exactamente para ti y para tu negocio?

Editorial use only

Según Shutterstock, “las imágenes con el aviso “solo para uso editorial” son aquellas que no se han publicado para uso comercial y se han tomado sin el consentimiento de los individuos que aparecen en ellas”, lo cual significa que puedes insertar esas fotos en entradas de blogs personales, artículos de prensa, publicaciones informativas y otras aplicaciones no comerciales.

Aquí la palabra clave es “no comercial”. Puedes usar estas imágenes para potenciar la efectividad de ciertas historias, pero no podrás usarlas para vender nada. Por ejemplo, si se utiliza una foto publicada únicamente para uso editorial en el diseño del blog de una empresa, podría considerarse violación de los derechos de autor.

Las imágenes con el aviso “modelo publicado” contienen caras nítidas y reconocibles, lo que significa que las personas que aparecen en esas fotos han firmado formularios dando su permiso, y por tanto se pueden usar para cualquier finalidad, incluyendo la comercial, siempre y cuando respetes el acuerdo de licencia.

Signed model release

Lo mismo se aplica a las fotos con el aviso “uso comercial”.

Si tienes dudas sobre si deberías usar alguna imagen para una finalidad concreta o no, piensa en consultar a tu asesor jurídico, ya que podría ayudarte a ahorrar tiempo y dinero y a salvar tu reputación de cualquier problema innecesario.

Ahora que ya conoces los detalles sobre cómo usar imágenes, puedes empezar a buscar el banco de imágenes adecuado para ti. A continuación te presentamos algunos de los bancos más conocidos, tanto de pago como gratuitos.

 

Guía básica sobre el copyright de imágenes y su uso correcto

 

BANCOS DE IMÁGENES DE PAGO

A veces, incluso los bancos de imágenes de pago ofrecen contenido gratuito, aunque la mayoría de las imágenes (sobre todo las mejores) tienen un precio. Si bien tienes que pagar una cuota, a cambio obtendrás buenas imágenes. Además, las posibilidades entre las que elegir son prácticamente ilimitadas: olvídate de desplazarte entre páginas y páginas de imágenes que ya has visto en otros blogs.

Los mejores archivos de imágenes de pago son:

 

BANCOS DE IMÁGENES GRATUITOS

Los bancos de imágenes gratuitos te permiten utilizar cualquier imagen de forma gratuita, aunque las condiciones serán diferentes en cada imagen. Como en el caso de los bancos de imágenes de pago, tendrás que prestar atención a sus derechos de uso, puesto que algunas imágenes requieren mencionar a su autor y otras son solo gratuitas para uso personal.

Aun así, los bancos de imágenes gratuitos son una fuente estupenda de imágenes para cualquiera que esté buscando un poco de apoyo visual para su contenido. Por supuesto, te cruzarás con otros blogs que mostrarán las mismas imágenes que tú, pero para empresas más pequeñas, startups y blogs personales, contar con cualquier tipo de imágenes será más beneficioso que perjudicial para tu contenido.

Los mejores bancos de imágenes gratuitos son:

 

BÚSQUEDA CON CREATIVE COMMONS O BÚSQUEDA CC

Por último, pero no por ello menos importante, prueba la búsqueda Creative Commons, que busca entre muchas páginas para encontrar imágenes con licencia Creative Commons (CC), la cual te permite usar las imágenes sin pedir permiso al creador directamente, siempre y cuando te ciñas a los términos de la licencia, claro.

Las licencias CC varían en función de sus condiciones, por lo que siempre tendrás que verificar cada imagen antes de usarla. Por ejemplo, una licencia CC0 no requiere acreditar a su creador, pero una licencia CC BY sí. Las licencias CC BY, NC y ND son probablemente las más restrictivas, ya que requieren atribución y te prohíben modificar la imagen o usarla con fines comerciales.

El tema de los derechos de imagen y el uso correcto es normalmente complejo, pero informarte de forma adecuada puede ahorrarte mucho dinero y estrés, a la vez que respetarás y protegerás los derechos de autor de los creadores de imágenes.